• Diana A. Arcadia Bravo | L.C.P

Hablemos de Paraísos Fiscales...

Imaginemos la combinación de estas dos palabras: Paraíso – Lugar ideal para un determinado grupo de personas, flora o fauna; por lo general relacionado con exuberantes destinos de playa” y “Fiscal – Sistema tributario, relacionado con leyes, impuestos y dinero”. Las cuáles, en teoría sólo son dos palabras, pero unidas podrían implicar la obtención de grandes beneficios, pero también podría resultar muy engañoso, por los riesgos que conllevan este tipo de prácticas.

Ahora bien, en realidad ¿Qué son los paraísos fiscales? Se podría mencionar que son aquellos territorios donde los regímenes fiscales son muy atractivos tanto para los ciudadanos que forman parte de estos lugares, como para todo tipo de empresas extranjeras, las cuales registran su domicilio fiscal allí, con el objetivo de disfrutar los beneficios que no podrían obtener en sus países de origen.


Básicamente, estos paraísos se caracterizan por ofrecer a los inversionistas, sean individuos o empresas, poca o ninguna carga tributaria y –hasta cierto punto- en ambientes política y económicamente estables. Por lo que se incentiva a los inversores para que depositen en los bancos locales de estos lugares con ofrecimientos de grandes beneficios en las cargas fiscales, donde incluso se llega a prometer una irrisoria o inclusive, nula carga tributaria. Lo que resulta muy atractivo para los que quieren eludir obligaciones fiscales en sus propios países.


Básicamente, funciona cuando una empresa decide crear una cuenta bancaria en alguno de estos “paraísos” para depositar todas las ganancias generadas en su empresa y que opera en algún otro lugar donde no existen estos beneficios, por lo que en el caso de nuestro país, no tendría que reportar ante la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, pero si la autoridad fiscal quisiera investigar sobre esta empresa, forzosamente tendría que solicitar información a las autoridades respectivas del lugar considerado como “paraíso fiscal” ya que la principal característica de estos, es la protección de la identidad, así como también de la información de dichas empresas.


Principalmente, esto se deriva cuando todos estos movimientos que hacen las empresas son con el fin de no declarar y tomar los beneficios fiscales, es ahí cuando se considera como una operación ilegal, pero es importante mencionar que se puede tener una operación legal en un lugar de residencia considerado como “paraíso fiscal”, cuando se reportan las operaciones de esta empresa a las autoridades.


En México, las sanciones para quienes incurren en evasión fiscal a través de los “paraísos fiscales” van desde el pago de contribuciones pendientes, con sus debidos accesorios, hasta multas del 75% de las contribuciones omitidas.


En ese sentido, una herramienta que ha sido muy útil para las autoridades en sus tareas de fiscalización de este tipo de estructuras ha sido sin lugar a dudas el intercambio de información con otros gobiernos, lo que en buena medida ha llevado a muchos contribuyentes a reconsiderar sus estrategias y regularizar el pago de impuestos en México.

Como bien se mencionó, no forzosamente se considerará una operación ilegal si alguna empresa desea abrir alguna cuenta bancaria en alguno de estos territorios, para lo cual es necesario cumplir con los ordenamientos requeridos por las autoridades para que dicha actividad se considera como una actividad legal.


Otro elemento a destacar es la importancia del intercambio de información en este tipo de transacciones, lo cual ha llevado a las autoridades a detectar diversas operaciones ilícitas o en su caso, seguir incrementando la lista de paraísos fiscales, lo cual entre gobiernos deberían tener una estrecha comunicación y colaboración en este tipo de asuntos.


En conclusión, se podría decir que los paraísos fiscales nacen por la necesidad de las empresas para solventar cargas tributarias excesivas, sin considerar las afectaciones económicas que pudiesen tener en sus países de origen, ya que la principal característica de estos territorios es que simplemente carecen de mecanismos para transparentar la información.


Por último, es importante señalar que se pueden realizar operaciones legales dentro de los territorios denominados paraísos fiscales, siempre y cuando se cumpla con los ordenamientos requeridos por las autoridades.

 

Publicado el 08 de Diciembre del 2021


”En términos del artículo 89 del Código Fiscal de la Federación en vigor, el contenido de esta reproducción, exposición, presentación, programa o transmisión y/o los documentos y /o ejemplos utilizados para exponer el mismo, pueden expresar posiciones que no coincidan con los criterios de las autoridades fiscales o judiciales mexicanas. Esta reproducción o exposición no tiene la intención de y no podrá ser usada por persona alguna con el propósito de eludir (i) un impuesto, federal, local o municipal, o (ii) la imposición de sanciones fiscales en los Estados Unidos Mexicanos. Terán Rojas & Asociados no se hace responsable del uso o del criterio que cualquier usuario pudiese dar o tener derivado de la presente reproducción o exposición.”


Asimismo, el expositor/autor responde por la originalidad y contenido de la obra frente a la empresa y por la invasión o afectación de derechos de tercero que pudieran ocasionarse, por lo que se obliga a sacar en paz y a salvo a la empresa y responder por los daños y/o perjuicios que se le ocasionen.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo